Medir, reducir y compensar: claves de un Plan de Sostenibilidad

Miércoles, 26 Octubre, 2022

En un contexto caracterizado por la globalización, la internacionalización, la digitalización… ser sostenible está pasando de ser una opción a una necesidad. Para las organizaciones se presenta como un desafío conseguir que las decisiones estratégicas, de gestión y de inversión, contemplen también criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno corporativo).

“Cuando en las compañías incorporamos intangibles, cuestiones extrafinancieras, y no hablamos exclusivamente de ventas, beneficios… la mayoría de ocasiones hay que lidiar con comentarios del tipo: 'esto aquí no va a funcionar', 'es demasiado complicado', 'siempre hemos trabajado de otra manera'…”, explica Juan Royo, economista experto en RSC, que dentro del Programa de Transformación del ecosistema Más Empresa ha dinamizado una actividad para aprender a elaborar un Plan de Sostenibilidad “y no morir en el intento”.

Para Royo, hay que tener en cuenta que la RSC “es lógica, de sentido común”, y que los paradigmas de la economía del mercado han cambiado y “ha habido que resetear el capitalismo, porque no incorporaba conceptos como los fallos del mercado o los impactos negativos (y positivos) que genera una actividad. Solo veíamos aspectos estrictamente financieros”.

En esta actividad, Juan Royo ha demostrado que “impactar mejor en la sociedad es posible”, pero que nos topamos con una realidad “en la que el futuro no es lineal y hay cientos de circunstancias que hacen que las cosas varíen”. Para Royo, lo primordial es tener en cuenta que sin ética no hay sostenibilidad, y que “todo gran poder conlleva una gran responsabilidad, por lo que hacer el bien siempre es rentable”.

Adam Smith, padre de la economía moderna, decía que, si todos procuramos nuestro bien, la suma de la sociedad se maximiza más que si hay un ente que toma las decisiones por todos. Si cuando vamos a tomar una decisión pensamos en los demás, entramos en una suerte de dinámica creativa, donde llegan bondades que ni uno mismo espera y lo positivo sucede sin buscarlo.

Eso es lo que se conseguiría si cada organización realizara acciones sostenibles pensando en los demás. Y para ver hacia dónde van los negocios sostenibles, debemos comprobar si están alineados con algún ODS de la Agenda 2030. Cada ODS obedece a circunstancias diferentes, y cabe señalar que son objetivos a nivel global, por lo que habrá que tener en cuenta que cuestiones como la diversidad o la igualdad no están avanzadas de igual modo en países como España que en los del tercer mundo.

“Es fundamental medir aspectos ambientales (la movilidad, las emisiones de gases efecto invernadero, la economía circular...) y aspectos sociales (adhesiones a manifiestos solidarios, formación, alianzas…)”, señala Royo. Para poder hacerlo, hay unos principios que guían la identificación de intangibles:

  • Contenido: los intangibles tienen que ser aspectos que se puedan medir. Es necesaria la implicación de los grupos de interés y que sea algo que tenga una repercusión en la sociedad. Además, hay que plantear objetivos y un contexto de sostenibilidad, teniendo el mapa de los ODS. El seguimiento de los intangibles ha de ser exhaustivo y para ello tenemos que ser conscientes de medir aquello que sea importante para nosotros.  
  • Calidad: tiene que existir un equilibrio en la medición de intangibles, y ser precisos en los datos, que tienen que ser comparables. Ha de existir periodicidad, claridad y fiabilidad.

Autodiagnóstico de prácticas sostenibles

Juan Royo, a nivel individual, registra sus prácticas sostenibles. Por ello, en esta actividad ha puesto de manifiesto que es posible autodiagnosticar en qué nivel de sostenibilidad se encuentran las organizaciones, a través de la medición de aspectos sociales, ambientales y de gobierno corporativo, como los siguientes: 

  • Medioambiente: ¿medís las emisiones de CO2? Royo propone realizar una clasificación por consumo eléctrico realizado, medios de transporte utilizados, etc. Las emisiones se pueden compensar, y una manera es utilizando la plataforma CeroCO2. Propone acciones concretas para el cuidado del clima, facilitando y promoviendo la implicación de todos los actores sociales.
  • Economía circular: ¿recicláis? En este paso, el ponente propone clasificar los desperdicios, elaborar un documento donde establecer las acciones concretas que se realizan con ellos y utilizar una app que mida el impacto, como ‘Recicla y suma’ de Pensumo.

Medir, reducir y compensar. Esa es la clave para trazar un plan de sostenibilidad. Si estás interesado en saber cuáles son los principales aspectos ASG que se pueden medir y cómo trabajar sobre ellos para trazar un camino más sostenible, contacta con nosotros a través de este formulario.

Vamos juntos hacia la sostenibilidad

La sostenibilidad va más allá de lo verde: lo social, lo medioambiental y lo económico caminan de la mano, y eso es algo que desde Fundación Ibercaja intentan transmitir al tejido empresarial. Por ello, han puesto en marcha la iniciativa “Vamos juntos hacia la sostenibilidad: oportunidades para las empresas”.

Carmen Campos, coordinadora de Responsabilidad Social Corporativa de Fundación Ibercaja, explicó en la jornada que la sostenibilidad ofrece oportunidades de negocio para las empresas: “permite acceder a nuevos mercados, mejorar la reputación corporativa, atraer a inversores, retener talento, satisfacer a los consumidores responsables, obtener negocios con grandes empresas, generar oportunidades con el sector público…”.

Fundación Ibercaja empezó a trabajar en 2018 la Agenda 2030, y la incorporó en su estrategia. Los programas que realiza los transformó a lenguaje de ODS, y comenzó a medir en qué objetivos impactaba. De este modo, adquirió el compromiso de cumplir la Agenda 2030 y el de ser altavoz para que el mensaje cale en otras entidades y empresas, y así, quieran incorporarla también en sus estrategias de negocio.

Ahora, desde Fundación se ha diseñado un programa de acompañamiento a las empresas en materia RSC. “Hemos detectado que se habla mucho de sostenibilidad, pero se aterrizar poco en las empresas. La grandes lo hacen porque por normativa tienen que reportar mucha información, pero las pequeñas y medianas empresas dicen: 'ya empezaré'”.

Puedes consultar aquí la información completa sobre este programa, que busca construir alianzas a través de diferentes proyectos que desarrollen la Responsabilidad Social de las empresas y creen valores sostenibles para el progreso de la sociedad.

 

Únete al ecosistema

Únete al ecosistema Más Empresa y mantente siempre informado de todas las iniciativas, propuestas
y actividades que organizamos en tu zona. Juntos, co-crearemos mejores soluciones, que nos hagan
evolucionar y mejorar el presente. ¿Vienes?

Le informamos de que la información facilitada en este formulario será tratada por Ibercaja Banco, S.A., como entidad legalmente responsable, por el interés legítimo que tiene en atender su solicitud de inscripción a la actividad seleccionada del Ecosistema Más Empresa, así como en facilitarle información sobre otros eventos o actividades organizadas y/o desarrolladas por Ecosistema Más Empresa. Salvo que sea legalmente obligatorio no se comunicará a ningún tercero. Podrá ejercer sobre ella los derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión y otros que reconozca en cada momento la legislación vigente. Puede obtener información adicional sobre el tratamiento de sus datos personales, en especial sobre el ejercicio de sus derechos, en Información Adicional.

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
11 + 4 =

Impulsores

Partners

Top